Bacansísimo!!. Creo que esta fue la expresión que salió de mi boca cuado vi por primera vez una ballena jorobada impulsarse fuera del agua del mar. Es de verdad impresionante ver como un animal de aproximadamente 40 toneladas emerge del agua para después estamparse, salpicandolo todo. Todos los años, entre los meses de Junio y Septiembre vienen, desde muy lejos, desde la antártida, en busca de aguas templadas para parir sus crías. Después de admirar el espectáculo que nos ofrecieron, fue cuando comprendí el por qué del nombre de "Festival Anual de Ballenas" y el por qué esta sería una experiencia de esas que no se olvidan nunca.

Para este viaje, fuimos: Evelyn, Fabiola, Thalia, Martha, Chento, Pepe, Alfredo y Edgar (El Tufo), o sea yo.

Salimos de Guayaquil, ya pasadas las 8 de la mañana, con rumbo a Jipijapa, para luego tomar otro bus que nos llevaría finalmente a Puerto López, desde donde saldríamos a la Isla.

La Isla de la Plata esta ubicada a 40 kilometros y 2 horas de Puerto Lopez, es parte del Parque Nacional Machalilla, por lo que está protegida por la ley. Para llegar allí hay que contactar algún operador turístico que posea los permisos respectivos de ingreso al parque. Es por eso que apenas llegamos a P. López, acudimos a una agencia turística para reservar nuestros cupos y la sorpresa nuestra cuando nos dijeron "todo copado para el día de hoy, e incluso para mañana también". Esta también fue la respuesta de alrededor de 8 agencias más. Estuvimos un poco desalentados, pero no perdimos las esperanzas. Al final, encontramos una embarcación para 8 personas que nos llevaria a ver las ballenas, a la isla de la Plata y ademas la posibilidad de hacer buceo de superficie (snorkeling). A mi parecer, tuvimos suerte, debió de haber sido la única disponible. Conocimos a quien tripularía nuestra embarcación, un experimentado pescador de unos 50 años, Don Polo.

Una vez reservado el viaje para el siguiente día, teniamos que decidir que hacer con el resto de la tarde. La elección fue la playa de Los Frailes, a 20 minutos de Puerto López.

Dia 2: Domingo

Despertamos algo tarde y después de desayunar, tomamos la embarcación "Ana María", a eso de las 8 y media de la mañana. Don Polo, dirigió la embarcación al sitio donde se pueden encontrar las ballenas. Debido a que las ballenas están de un lado al otro, Don Polo constantemente usaba la radio para comunicarse con otros barcos para confirmar lugares donde se encontraran. Pasó algo menos de una hora cuando avistamos la primera ballena. Vimos su aleta primero, luego su cola, fue emocionante, Don Polo se acercó un poco para que le pudiesemos sacar algunas fotos. Resultó que no era una, sino tres ballenas, que al final se sumergieron y no las vimos más. Continuamos con el viaje, cuando de pronto Increible!!! ballenas por todos lados, comenzamos con la sesión de fotos, y entendi el por que del nombre "festival anual de ballenas"..es un verdadero festival. De pronto....Un estruendo....una ballena habia decidino saltar fuera del agua...Impresionante!!!....Toneladas de este hermoso animal salpicando agua por los aires y dejandose ver como para dar envidia. Debido a la sorpresa y a que nos quedamos pasmados, no todos pudimos sacar fotos de este salto, sin embargo ocurrirían muchos más, dignos de una portada de la "National Geographic". Lo mejor de todo fue cuando de repente emergieron 2 ballenas a menos de 5 metros de nosotros, me parecia que ya hasta las podia tocar y fue cuando mi corazon empeso a latir más fuerte. Solo el sonido de la respiracion de las ballenas es sobrecogedor, cuando exalan el aire por su orificio dorsal. Realmente extasiados nos llego la hora de dirigirnos hacia la Isla, pues se nos hacia tarde. En el trayecto vimos a lo lejos otras ballenas, pero ya no las seguimos.

A lo lejos divisamos por fin la isla. Es muy bonita y a medida que uno se acerca va viendo en los acantilados montones de pajaros de diferentas clases haciendo nidos y volando sobre nosotros, se pueden observar piqueros patas azules, piqueros enmascarados, albatros, etc.

Llegamos al muelle de Punta Machete y a la cabaña del Parque Nacional en la Isla, donde nos dieron un refrigerio. Descansamos un rato y nos embarcamos nuevamente en el bote para ir al sitio donde se puede realizar buceo de superficie o snorkeling. Llegamos en menos de 5 minutos, nos pusimos el equipo y descendimos. Vimos montones de peces, peces de colores, peces pequeños, peces grandes, formaciones de coral, etc. Es un ejercicio de relax muy bueno, uno se siente como en esos documentales de Costeu, explorando arrecifes y descubriendo cosas.

Por ultimo, nos llego la hora de partir. En lo personal, me sentí íntimamente ligado al lugar y la partida me causo nostalgia, pero asi es siempre que uno regresa de un viaje inolvidable.

[Inicio][Contáctanos][Galería][Ciudades][Postales]


www.ecuatorianisimo.com

Ecuador 1999